17.9.08

Brand New Start #4

“Encuentros cercanos”
Historia: Rodrigo Roa.

I

Cuando los héroes vieron la efusividad con la que la gente había comenzado a vitorear a Logos tras el incidente en Angalileo y New York, decidieron convocar a una nueva reunión de defensores, pero esta vez con carácter resolutivo. No podían dejar pasar ni sólo día más sin tener claro cuál sería su postura ante el surgimiento de la religión de Logos. Los principales oradores de esta nueva asamblea, fueron precisamente los héroes que habían presenciado los recientes incidentes. Black Force se acercó y preguntó a uno de los recién llegados su nombre.

- Soy Blackbird, de Angalileo – respondió.

- Mucho gusto – dijo Black Force.

- Sé que el chico será un gran aliado – agregó repentinamente Lady Star, ante la sorpresa del mismo Blackbird.

- Eh… hola… - dijo alguien tímidamente, entrando al edificio – Mi nombre es Quick, y… yo también estuve en el incidente…

- Tu traje se parece al de uno de nuestros viejos aliados – dijo Lady Star – y si tienes las mismas habilidades o te pareces un poco a él, eres bienvenido, Quick.

El chico sonrió tímidamente y entró al salón donde habían muchos otros héroes. Blackbird hizo lo mismo, y allí se ubicó cerca de la Familia de Fuego, de la cual había escuchado algunas cosas. Justin, el nuevo Hombre de Fuego lo vio acercarse, y quiso romper el hielo.

- Hola. Soy Justin. O el Hombre de Fuego, como prefieras. ¿Cuál es tu nombre?

- Soy… eh… yo soy Blackbird – respondió, sin atreverse a revelar su verdadero nombre.

- Muy bien… Blackbird. ¿Preparado para discutir un rato? – dijo Justin, riendo, con simpatía. Pero Blackbird aún no tenía la suficiente confianza para seguir las bromas del chico, que a pesar de que tenía casi su misma edad, tenía también mucha más experiencia.

Minutos después, Black Force y Lady Star, dieron inicio a la reunión, exponiendo los hechos recientes, y planteando la gran pregunta: “¿Debemos hacer algo? De ser así, ¿Qué es lo que debemos hacer?”

II

Apenas Black Force y Lady Star terminaron de hablar, Electric Man tomó la palabra.

- Esto está claro para mí – dijo - Es demasiado casual que Destructor y ese tal Void hayan aparecido justo a tiempo, y además hayan tenido la solución a todos los problemas. ¡Ni siquiera sudaron! Además, piénsenlo, Mastertech desapareció repentinamente una vez que ellos se encargaron. Es un golpe de efecto muy importante si es que ellos…

- ¿Y qué tal si Logos es de verdad un dios? – interrumpió una tímida voz.

Todos se giraron, y vieron a Blackbird que miraba el piso y que había dicho eso casi sin pensar en sus palabras. Inmediatamente, el Hombre de Fuego se acercó a él, y lo tomó de los hombros.

- ¡Blackbird! ¡No hables así! Quizás tú no conociste a Logos antes. Quizás él pueda engañar a aquellos que no lo conocen, pero no a nosotros – respiró profundamente y añadió, esta vez para toda la asamblea - Tengo algo que agregar. Otro de los aliados de Logos es Erdol.

Los héroes se volvieron a sorprender.

- ¡Lo ven! – dijo Electric Man – ¡Destructor y Erdol! Con esa clase de asociados, nada bueno puede salir… y eso que ni siquiera conocemos al tal Void.

Un murmullo recorrió la sala. Pero ante esto, Black Force habló fuerte.

- Muy bien. Veo que, a lo menos, hay dudas acerca de la alianza de Logos con tipos como Destructor y Erdol. Propongo entonces, que hagamos dos cosas. Nombraremos a algunos para investigar secretamente, y otros, iremos a hablar directamente con el Cardenal Raymond Curtis, y lo interrogaremos acerca de esto. ¿Les parece?

- Muy bien – dijo el Amo de los Espejos - Pero, ¿quiénes lo harán?

- ¡Yo lo haré! – respondió de inmediato el Hombre de Fuego – Yo puedo investigar, junto a mi hermana. Y cómo aún no son conocidos públicamente, podría llevar conmigo a Blackbird y el chico, Quick. Eso nos ayudaría con la discreción.

Blackbird y Quick se sorprendieron con esto, pero luego se mostraron entusiasmados, en especial este último.

- Muy bien – dijo Black Force luego de pensarlo un momento - Y Lady Star, Amo de los Espejos, Dragón Blanco y yo iremos a interrogar al Cardenal, como una voz oficial de los defensores. ¿Conformes?

Nadie dijo nada, pero varios movieron la cabeza en señal de aprobación. Sólo Electric Man parecía no estar convencido, pero calló, esperando que las cosas se solucionaran, evitando medidas más drásticas.

Inmediatamente, los defensores dejaron el lugar, y se pusieron en acción.

III

Los héroes que no fueron encargados con ninguna misión, continuaron con sus labores. Muchos acudieron en ayuda de personas lastimadas durante los combates recientes. Así, entro otros, Shark recibió varios llamados de auxilio, de personas que habían perdido su hogar con la destrucción provocada por el robot de Mastertech. El héroe de Ciudad Costera se dirigió al sector de Angalileo donde una familia lo necesitaba, para trasladarlos a un albergue.

Cuando llegó al lugar, Shark conoció a la Sra. Gates y su hijo, el pequeño Mac.

- Gracias por venir, Shark – dijo la Sra. Gates, apenas vio al defensor.

- Es mi trabajo, Sra. ¿Este es su hijo?

- Si, es Mac - respondió la Sra. Gates, y su cara de inmediato mostró pesar. Tras un momento de silencio, Shark decidió preguntar.

- ¿Pasa algo? ¿Es por su hijo?

- Si… Mac… mi hijo… él tiene un cáncer terminal – y sólo alcanzó a decir esto antes de estallar en llanto – Y ya… ¡no tenemos ni siquiera un hogar!

Shark se sorprendió al saber que la catástrofe había tocado mucho más de lo que pensaba a esta familia. Sólo pudo decirle palabras de ánimo.

- Tranquila, Sra. Gates. Los ayudaré a encontrar un lugar mejor. Su vida y la de Mac no tienen porque ser un infierno… – y abrazó a la mujer. El pequeño Mac sonrió, y esto calmó un poco a su madre, y también al defensor.

Shark cargó con algunas de sus cosas y emprendieron camino hacia el albergue. Iban en silencio. Pero a pocos metros, la Sra. Gates quiso romperlo, y sólo atino a decir una cosa.

- Usted conoce al Señor, ¿verdad Shark? Tengo fe en que el Señor Logos salvará a mi hijo y nos dará mejores días.

Shark sintió un pequeño escalofrío… ¿Qué era lo que él realmente creía de Logos? Lo había enfrentado junto a los Defensores Unidos y los demás. “Pero la gente tiene tanta fe en él…”, pensaba. “Quizás no debemos quitarles eso, quizás no nos corresponde decidir por ellos… Pero, ¿y si se equivocan?”

En esto pensaba, mientras cargaba las cosas de la familia Gates, y caminaba al albergue. Pronto llegaron y se detuvieron, pero los pensamientos de Shark no lo hicieron…

IV

Black Force, Lady Star, el Amo de los Espejos y Dragón Blanco llegaron al Gran Templo de Logos recientemente construido en Angalileo. Si bien no estaba del todo terminado, ya tenía la forma de un imponente edificio religioso, consagrado al autoproclamado “nuevo dios del mundo”, y donde cientos de personas acudían a diario. Allí, el Cardenal Raymond Curtis, con quien habían acordado previamente una cita, los esperaba. Pero cuando los defensores llegaron, el Cardenal no estaba solo. Junto a él, se encontraban los más polémicos miembros de la Iglesia: Destructor, Erdol y Void. Los héroes no parecieron muy contentos al verlos allí, pero prosiguieron con su intención. Black Force fue el primero en hablar.

- Cardenal Curtis. Venimos en representación de los defensores del mundo, porque tenemos serias dudas acerca de los hechos recientes.

- Pues, pueden preguntar lo que gusten, señores – respondió con toda serenidad el Cardenal.

- Muy bien, comenzaré yo – dijo entonces Lady Star - ¿Cuál es la relación exacta que hay entre la Iglesia de Logos y… - se detuvo y miró a quienes acompañaban al Cardenal – y… ellos?

- ¡Ah! Es muy simple. El Señor los ha elegido como sus Heraldos. Ellos me ayudarán a mí, y al resto de los escogidos por él, a llevar su mensaje por el mundo.

Los héroes no parecían muy convencidos.

- ¿Y qué hay de sus… antecedentes? – preguntó el Amo de los Espejos.

Los Heraldos, no contentos con lo recién dicho, cambiaron su actitud, y la tensión de la situación creció. El Cardenal lo notó, y quiso calmar esa tensión.

- Tranquilos. No hay razón para alterarse tanto. Los antecedentes a los que hacen alusión es algo que el Señor tiene muy claro. Pero hablo en su sagrado nombre cuando les digo que confío plenamente en estos hombres, porque han cambiado, gracias a la grandeza de Logos… y él – dijo, señalando a Void – él ha sido creado y se le ha dado vida por la voluntad de mi Señor, así que no teman, él hará lo que es correcto para Logos y su iglesia.

Si bien los héroes no confiaban del todo en esa “redención”, no tuvieron pruebas que dijeran lo contrario, así que decidieron seguir adelante con sus preguntas.

- Muy bien Cardenal – dijo Black Force – Hay otro asunto… ¿qué me puede decir de los incidentes recientes? ¿Tiene usted alguna relación con el villano conocido como Mastertech?

- ¡Para nada! – se apresuró en contestar Curtis – No conozco a ese sujeto más allá de lo que aparece en los medios. ¡Por algo los Heraldos de Logos fueron enviados por el Señor a detener su amenaza!

Esto último no agradó a los héroes. Se miraron entre ellos, y principalmente miraron a Lady Star, por si hubiese detectado algo con su telepatía. Pero no había nada extraño, y lo que el Cardenal decía parecía ser sincero. Lady Star hizo un gesto negativo con su cabeza y los héroes quedaron en silencio. Sólo Black Force fue capaz de decir algo.

- Entenderá usted, Cardenal – dijo con serenidad – que tanto los “Heraldos”, como su “Señor” no tienen buenos antecedentes, y que todo esto nos preocupa en demasía – tomó un respiro – No tenemos pruebas inmediatas de algo malo, pero espero que entienda si le decimos que estaremos extremadamente atentos a todo lo que su iglesia haga en los próximos días, y preparados ante cualquier eventualidad.

- Por supuesto – respondió con tranquilidad el Cardenal.

- Muy bien, sin más que decir… hasta pronto. – se despidió, y junto al resto, se dirigió a la salida. Justo cuando llegaban allí, Destructor habló.

- Cuando quieran, muchachos… Vengan cuando quieran – y sonrió irónicamente.

Los defensores le devolvieron una mirada de ira. Luego, salieron del Templo y dejaron el lugar.

V

Si bien el equipo de investigación designado comprendía a cuatro personas, el ímpetu del Hombre de Fuego lo llevó a comenzar sin esperar a su hermana. Tras horas de vigilar los movimientos de algunos miembros clave de la Iglesia de Logos, Justin decidió seguir la pista más llamativa que había encontrado: visitar la antigua cabaña donde habitaba Raymond Curtis, antes de ser el Cardenal de la Iglesia de Logos. Para ello, llevó a Blackbird, y le dio instrucciones a Quick para que esperara a su hermana y le comunicara su idea.

Tras unas horas de viaje, Blackbird y el Hombre de Fuego llegaron a un lugar bastante apartado de la ciudad. Revisaron los alrededores, y luego se dirigieron a la cabaña. Lo que no sabían, es que la curiosidad de Quick pudo más que su disciplina, y este los había seguido y observaba de cerca, oculto tras la vegetación.

- Me sorprende que creas que Logos pueda ser un dios – dijo Justin a Blackbird – Pero también entiendo que no lo conozcas… Pero debes saber que no todo lo que la masa crea es lo mejor…

- No lo sé… Justin – dijo Blackbird – No se trata de si Logos es o no un dios… es sólo que… quizás los defensores están un poco cerrados… se niegan a creer aún antes de saber qué es lo que realmente pasa aquí… mal que mal, Logos y su iglesia le han dado a la gente algo a que aferrarse en estos días, ¿no?

- ¡No podemos confiar en Logos, ni en sus aliados! Blackbird… no caigas en su trampa, por favor… ya verás…

Y mientras Justin decía esto, el cielo se nubló. Quick se impresionó con la rapidez con la que el clima cambió, así que decidió entrar a la cabaña. Con el miedo que tenía, ya no le importaba si lo descubrían. Corrió a supervelocidad y entró a la cabaña. “¿Muchachos? ¿Están ahí?”, alcanzó a decir, justo cuando un potente rayo cayó sobre la cabaña. Y junto a él, un enorme trueno.
Tras la luz y el ruido, se hizo un profundo silencio. La cabaña había quedado completamente vacía. Los jóvenes defensores ya no estaban allí...

Continúa...
_

No hay comentarios: