11.9.08

Brand New Start #3

“¡Milagro en el Centro del Mundo!”
Historia: Rodrigo Roa.

I

Ese día en Angalileo había mucho movimiento. Habían pasado unas semanas desde el despertar, así que las cosas ya estaban un poco más ordenadas, y la gente se preocupaba ahora de rehacer sus vidas. El centro de la ciudad estaba repleto de gente, y el movimiento de la ciudad estaba recobrando su normalidad, la que demostraba que era “el centro del mundo”. Los centros comerciales estaban llenos, y las calles veían circular a cientos, sino miles de personas.

De pronto, una fuerte explosión interrumpió el ajetreo urbano. La violencia de ella hizo saltar los restos a varios metros, y la tierra tembló. Todas las personas que estaban allí, en el centro de la ciudad, miraron como la explosión destrozó un edificio abandonado. De inmediato, varias personas entraron en pánico y comenzaron a correr en todas direcciones, creando un caos en el centro.

Pero minutos después ocurrió algo aún más sorprendente, algo que dejó estáticos a quienes aún miraban el edificio destruido. Una enorme silueta de unos 4 metros de alto se extendía donde antes estuvo el edificio. Y la silueta tenía forma humana, con cabeza, brazos y pierna reconocibles. Era un enorme robot, cuya forma llegaba a ser ridículamente impresionante. De pronto, se escuchó una voz que venía desde la cabeza del robot gigante, y que parecía sonar a través de un altoparlante instalado en su boca.

- Ciudadanos, ciudadanos – dijo – Al habla Mastertech, y su más reciente plan bizarro para lograr lo que busca: ¡demostrar mis capacidades como un ser superior! Mal que mal, soy el amo de la tecnología… - y rió siniestramente.

El robot disparó y destruyó una parte de un edificio, causando aún más caos. Algunas personas resultaron heridas, y el resto corría en todas direcciones, sin saber qué hacer. El robot avanzaba, y las personas gritaban más y más.

Otro disparo, y más destrucción. La gente comenzó a implorar por ayuda, pero el caos no se detenía. El robot de Mastertech parecía imparable. Un sólo grito se escuchó claro, en medio del ruido de la multitud.

- ¡¡Ayuda!!

II

New York era la única ciudad del mundo que podía rivalizar con Angalileo en importancia y tamaño. Algunos también la llamaban “el centro del mundo”, y sin duda podía serlo, dependiendo de la perspectiva. Esa tarde, con buena parte de la vida de vuelta a la normalidad, el metro de la ciudad recibía a miles de personas, y las congestiones vehiculares en la superficie eran interminables.

Los vagones del metro estaban llenos. En ese momento, se detuvo en la estación más céntrica de la ciudad, y si bien bajaron muchos pasajeros, otros cientos subieron. Las puertas se cerraron, y la gente se acomodó. Pero el metro no partía. La gente comenzó a inquietarse. Pasaron un par de minutos, y seguían ahí. Entonces, uno de los pasajeros se acercó al sistema de emergencia, y en el momento en que apretó el botón, algo raro sucedió. Aquel vagón se selló herméticamente, con una capa de metal que dejó completamente encerrados a los pasajeros. Lo mismo ocurrió con todos los demás vagones. Al notar que algo andaba mal, las personas comenzaron a gritar por auxilio, y la histeria se apoderó del lugar. Golpeaban las puertas y nada pasaba. Los vagones estaban inmóviles, y ellos estaban atrapados.

De pronto, una voz habló a través de los altoparlantes.

- ¡Ejem, ejem! Su atención por favor, queridos pasajeros. Mi nombre es Mastertech, y estoy seguro que no soy quienes ustedes esperaban, jajá – rió por unos segundos, y luego continuó - Pues créanme, nos divertiremos un rato, así que paciencia… con suerte, en unas horas… ¡estarán muertos!

Un sólo grito de histeria fue compartido por todos los pasajeros, clamando por ayuda, desesperados.

III

Sólo unos minutos después de los primeros gritos de auxilio, algunos héroes que aún estaban en Angalileo, aparecieron en el lugar. Black Force, Megabot y Protector Omega enfrentaron al robot, y sin dudarlo, lo golpearon con gran poder. Black Force saltó y le dio con su puño en la parte alta de su cabeza, pero el robot solo se detuvo por un instante, y luego devolvió el ataque, lanzando un rayo desde sus ojos hacia el héroe, alejándolo varios metros. Megabot lanzó su cuerpo entero que a pesar de medir más de dos metros, solo llegaba a la mitad del cuerpo del robot de Mastertech, el cual lo detuvo en el aire con un puñetazo. Protector Omega desenfundó su arma láser y disparó con la máxima potencia, pero ni siquiera le hizo un rasguño a la enorme máquina.

Los héroes, sorprendidos por la resistencia y el poder del monstruoso robot, se reagruparon, y enfocaron sus ataques una vez más.

- ¡Ojalá tuviéramos ayuda! – gritó el Protector Omega.

El robot seguía avanzando por la ciudad, y la destrucción crecía. Al mismo tiempo, desde cerca, observaba un joven héroe, esperando el momento para ayudar. Era Blackbird, y pronto la acción se acercó a su ubicación.

El robot golpeó un edificio, lanzando escombros en todas direcciones, y en ese momento, Blackbird debió salir de su escondite, y saltando, sintió una mezcla de emociones, que se expresó en una poderosa energía que golpeó al robot, haciéndolo detenerse por un momento.

Los demás héroes vieron esto, y se sorprendieron por no conocer a su más reciente colaborador. Pero sin detenerse a pensarlo, volvieron a la carga, ya que Blackbird realmente necesitaba ayuda. El robot, comenzó a golpear el piso con sus puños, así como también a dar fuertes pisotones que hacían temblar el piso varios kilómetros a la redonda, y que no le daban tiempo de atacar al joven héroe.

En ese momento, el Hombre y la Mujer de Fuego llegaban a Angalileo, regresando de su ciudad de origen, la cercana Northcrem. La situación con que se encontraron, hacía ver a la capital de Eria como un verdadero campo de guerra. De inmediato, se dirigieron a enfrentar a la gran amenaza, y lanzaron potentes llamas sobre el robot, pero éste las resistió y comenzó a manotear en todas direcciones, forzando a los hermanos a esquivarlo una y otra vez.

En ese momento, y buscando zafarse de todos sus atacantes, el robot se detuvo, y una luz recorrió desde su cintura hacia abajo, hasta llegar a sus pies, y luego al suelo, donde se provocó una gran explosión y un temblor que desestabilizó a los defensores y distrajo a la Familia de Fuego, a los que finalmente, golpeó con una de sus enormes manos, dejándolos incrustados en los edificios cercanos.

La situación en Angalileo parecía estar absolutamente fuera de control. Los defensores, cansados ante la intensidad del ataque del robot, no tenían muchas ideas más. Pero en ese momento, en lo alto del cielo, una luz brilló, y de inmediato se materializó una silueta, conocida por los defensores…

IV

Mientras la destrucción era lo que definía la situación en Angalileo, en New York la tensión recorría la ciudad. En el lugar donde se encontraba detenido el metro, con varios cientos de pasajeros atrapados, se reunían grandes grupos de curiosos, pero nadie atinaba a hacer algo. En las pantallas del metro, había aparecido un contador, que según Mastertech, era el tiempo que quedaba a las personas dentro de los vagones, antes de que un gas mortal entrara a él y los envenenara a todos. Y cada vez que alguien trataba de abrir los vagones, fuera con un golpe o algún otro medio, el contador se aceleraba.

Al lugar arribó el R-Squad, y minutos después, Lady Star. Sin embargo, las condiciones en las que se daba el problema los tenía inmovilizados. Lady Star pensó en teletransportarse al interior, pero no habría forma de que pudiese sacarlos a todos de esa forma, ya que era una habilidad que recién estaba trabajando y no le permitía transportar a alguien con ella. Trató de usar la telequinesis para romper el sello hermético que estaba sobre los vagones, pero solo logró que el contador se acelerara más. Quedaban sólo 5 minutos y nada pasaba. Liebre, líder del R-Squad pensó en una estrategia, y ordenó a Dust que intentara usar su poder para infiltrarse. El joven transformó su cuerpo en una nube de polvo y buscó alrededor de los vagones algún espacio para que alguna de sus partículas pudiese entrar, pero también fracasó. El sello era completamente hermético, y no había forma de entrar.

Entonces, Lady Star, cansada y abrumada por el tiempo, le planteó a Liebre la posibilidad de atacar con todo su poder, a riesgo de fallar y hacer que el contador llegase a cero. Liebre lo dudó, y trató de pensar en algo más, pero no encontraba la solución. El contador ya estaba en menos de 2 minutos. La gente que observaba comenzaba a caer en la desesperación, y los gritos se multiplicaban. Sin solución aparente, Lady Star y el R-Squad estaban extremadamente preocupados, ya que las personas atrapadas estaban a punto de morir en sus narices, y ellos estaban a punto de fracasar. El contador llegó al último minuto.

En ese momento, un resplandor iluminó todo el lugar, y una silueta se materializó en medio de los héroes, y la sorpresa se apoderó de ellos…

V

Durante las últimas horas, el mundo había centrado su atención en las dos ciudades más importantes del mundo, Angalileo en Eria, y New York en los Estados Unidos. Dos tragedias simultáneas habían sacudido a los dos lugares que solían ser llamados “el centro del mundo”. El responsable, era Mastertech, antiguo villano, enemigo de algunos como Protector Omega y Megabot. Varios héroes llevaban varias horas de indirecto combate contra Mastertech, algunos enfrentando la amenaza del robot gigante en la capital de Eria, y otros intentando detener una tragedia en el metro de la “gran manzana”. Pero ninguna solución había sido suficiente para detener ambas amenazas, y el peligro continuaba.

Lo único que podría haber ayudado era alguna especie de milagro. Y eso era exactamente lo que en apariencia estaba ocurriendo.
Sobre los cielos de Angalileo, una silueta se había materializado tras un gran resplandor, acompañado por el sonido de un trueno. La estela de luz había formado el símbolo de Logos, y de ella había aparecido un viejo conocido de los héroes: Destructor.

De inmediato, Destructor observó la gigantesca máquina, y voló rápidamente hacia ella. El robot intentó reaccionar, pero no fue lo suficientemente rápido, y recibió un poderoso golpe que lo hizo retroceder varios pasos. Mientras el robot aún tambaleaba, y antes de que pudiese recuperarse, Destructor dio media vuelta y volvió a golpear al robot, derribándolo. Al caer, el robot provocó un tremendo ruido y otro gran movimiento del piso. Aprovechando que estaba en el suelo, Destructor juntó una gran energía, y la lanzó como un poderoso rayo contra la máquina, la cual resultó seriamente dañada, y no se levantó más.

Los héroes que habían combatido al robot quedaron impresionados al ver que Destructor había logrado lo que ellos no habían podido lograr en largas horas. Cerca de la zona de batalla, el novato defensor llamado Quick, recientemente llegado a la ciudad, observaba con asombro lo que le parecía algo mágico, milagroso. Pero la sorpresa de los héroes pronto pasó a segundo plano, opacada por la felicidad y el agradecimiento de las personas, que comenzaron a aplaudir y a vitorear a Destructor.

Mientras tanto, en New York, la escena del resplandor y el trueno se había repetido, y de ella, junto al símbolo de Logos, había surgido una oscura figura que ninguno de los presentes pudo reconocer, pero que se presentó de inmediato, con una voz que sonaba distante y profunda.

- Soy Void. Yo me encargo – dijo.

Lady Star y el R-Squad sólo observaron como el llamado Void se acercó a los vagones y los tocó con delicadeza. De sus manos emanó una extraña energía que más bien parecía quitarle esencia a las cosas, haciéndolas desaparecer como si nunca hubiesen existido. Así, las paredes de los vagones se fueron deshaciendo con gran rapidez, y la gente pudo salir rápidamente, tan sólo segundos antes de que Mastertech liberara el mortal gas.

Al igual que toda la gente del lugar, los defensores allí presentes no podían creer la facilidad con la que éste individuo, que se hacía llamar Void, había solucionado el asunto, y el gran poder que había demostrado para ello.

Los vítores que las personas daban tanto en Angalileo, hacia Destructor, como en New York, para Void, se multiplicaban y todos agradecían el milagro que había ocurrido allí donde los defensores habían fallado.

De pronto, tanto Destructor como Void pidieron silencio, y antes que los defensores pudiesen decir algo, se dirigieron a las respectivos grupos de personas que los vitoreaban, diciendo ambos el mismo discurso.

- ¡Estos milagros son los que Logos permite! ¡Son los regalos que tiene para el mundo! Y lo único que pide a cambio es que crean en él y los sigan, ¡porque él los iluminará, y los guiará con su luz!

El silencio se mantuvo por un momento, y luego muchas personas comenzaron a aplaudir y gritar, pero esta vez, en el nombre de Logos. Tras un nuevo resplandor con la forma del símbolo del “nuevo dios del mundo”, Destructor y Void dejaron el lugar, mientras las personas seguían extasiadas ante los milagros que acababan de ocurrir en el “centro del mundo”.

Los héroes se miraron, con cara de preocupación, entendiendo el significado que esto había tenido. Con un golpe como éste, Logos tenía el mundo en sus manos… ¿Qué podrían hacer ellos? Pero aún más… ¿debían hacer algo?...


Continúa...
_

No hay comentarios: