30.7.08

Mirox Zero: Familia de Fuego (Parte 1)

Historia: Zirijo

I

- Si, señora Directora, esto no va a volver a suceder - dice George Smith a la directora de la Escuela N° 5 de Northcrem – Justin está un poco alborotado estos días, pero es un niño bueno, espero que no se lleve una mala impresión de él.

- No se preocupe señor Smith, su hijo…

- Mi hermano – se apresura a corregirla.

- Si, su hermano, tiene buenas calificaciones, y no había tenido nunca antes notificaciones de violencia, esta es la primera vez, así es que no tendrá muchas consecuencias en su historial escolar.

- Muy bien, señora Jones, le prometo que pondré más atención en mi hermano. Ahora si me disculpa, llegaré tarde al trabajo, pedí permiso para venir a hablar con usted, como me dijo que era urgente…

- Muy bien, no se preocupe por nada más. En todo caso, Justin será suspendido por unos días, así está estipulado en el reglamento interno.

Cuando George abandona la oficina de la dirección, piensa sobre todas las cosas a las que ha renunciado por hacerse cargo de su única familia, por “ser el hombre de la casa”. Se dice a si mismo que no se arrepiente, que todo lo que ha hecho vale la pena.


II

Mientras, en un secreto lugar, en el fondo del mar, ocurre una escena importante. Se trata del Centro de Mando del Escuadrón de Operativos Especiales de la Atlántida, una fuerza secreta incluso para los mismos atlantes.

- Señor, el Equipo de Avanzada está listo, solo falta que dé la orden – dice, llegando apresuradamente uno de sus miembros – … Si me permite el atrevimiento, Señor… ¿Por qué ha escogido una familia?

- Muy simple… - responde el General – Porque ellos son los más capaces, y porque los lazos que existen entre ellos hacen que éste escuadrón sea a prueba de cualquier fallo. La familia es lo más difícil de romper ¡Su efectividad no tendrá igual!

- Comprendo, Señor… Pues, los elegidos están listos para partir.

- Muy bien - responde el enigmático General de este Escuadrón - Sólo es cuestión de tiempo, entonces, para que la corrupción y la anomia de la superficie sean eliminadas, y para que el orden de los “antiguos reyes” vuelva a darle la magnificencia que alguna vez tuvo el mundo de arriba y, por supuesto, nuestro reino. Tal como siempre debió ser. ¡Dé la orden!

- Sí, señor.


III

Al mismo tiempo, en los suburbios de Northcrem, se escriben otras historias.

Jason Shore Jr. es un chico que sabe que la hora de cenar es la hora más crítica del día. Es la hora en que todos sus miedos, defectos, errores, y problemas se irán en su contra, es la hora en que sus pesadillas se hacen realidad. Es la hora en que llegan sus padres a casa.

Jason Shore padre, es un policía que trabaja en los barrios más bajos de Northcrem, está acostumbrado a lidiar con la “basura” de la ciudad. Lidia con ladrones, drogadictos, traficantes, asesinos, prostitutas, y todo lo que sea considerado como delincuente en la ciudad. Estamos hablando también de abogados, actores, gerentes de grandes consorcios, gerentes de bancos, todos ellos corruptos. Jason Shore no es la excepción. Su conciencia no es de las más tranquilas, ni de las más limpias.

Su madre, Martha Shore es una cajera de supermercado, obligada a recibir los insultos de los clientes por la mala atención y lo decadente de los productos, del lugar donde trabaja. Se casó con Jason a la edad de 21 años, con la esperanza y deseos de formar una familia feliz. Todo salió mal, Jason era un pobre diablo que se dedicaba a extorsionar a todo tipo de “jefes”, partiendo por el departamento de policía de Northcrem, sus abogados, “Pimps”, traficantes, y un largo etcétera. Los fines de semana, cuando no llegaba ebrio del día anterior, solo dormía y se iba a una taberna a gastarse el salario en juerga y prostitutas, las mismas que extorsionaba para dejarlas trabajar. Martha se llevaba toda la responsabilidad de la casa, el cuidado de los tres hijos, y de llevar el dinero suficiente para comer.

Todos se juntaban a la hora de la cena, solo para descargar el pesar de sus existencias en la mesa, donde la casa de Jason Shore Jr. era el infierno mismo.

- ¡Como se te ocurre servirme esta basura de comer! - vocifera Jason Shore padre - la comida es mejor en la cárcel que en esta casa.

- Si te gusta tanto la comida de la cárcel, por qué no te vas vivir allá, y me dejas en paz – responde Martha

- No me grites de esa manera, y menos en frente de los niños.

- Te digo las cosas que quiera, donde quiera, y cuando quiera - la discusión es abruptamente terminada con una cachetada en la mejilla de Martha. Ella calla y se levanta, llorando, hacia su habitación.

- Niño, tráeme una cerveza, y rápido - le dice el padre a Jason Jr.

Éste se levanta y va al refrigerador por la cerveza de su padre. Se la entrega y de recompensa recibe un palmetazo en la cabeza.

- Para que no te olvides quien manda.

Termina la hora de cenar y todos huyen a sus cuartos, donde están en libertad. Jason padre no acostumbra a ir a verlos a sus habitaciones, ya que en casa solo está para ver televisión, beber cerveza y golpear a su esposa. Jason Jr. vive con su hermano la mayoría del tiempo, ya que su hermana mayor se fue de casa hace un tiempo. Sin embargo, el otro hermano está todo el día en la calle y vuelve solo para cenar, como es de costumbre, y fastidiar a su hermano menor.

Tras la cena, Jason Jr. se encierra en su cuarto con tres pestillos y dos candados, solo por precaución, para que su madre no entre a castigarlo. Antes acostumbraba hacerlo por ninguna razón, y se desquitaba por todo lo que le pasaba en el día. El parecido físico entre Jason y su padre era sorprendente, por lo que Martha lo golpeaba y castigaba como forma de devolverle lo que le hacía su marido.

Su forma de escapar de los problemas era en sus aparatos explosivos, una extraña forma de eliminar tensiones. Le daban la facilidad de controlar y saber cuando y como iban a ser destrozadas las cosas. Esta vez, estaba trabajando en uno que era diferente a los demás. En esta ocasión le llegó por correspondencia una extraña sustancia que producía mutaciones a los organismos vivos que fueran expuestos al extraño elixir.

- Con esta cosa podré crear a una raza de “super gente” para que sean tan extraños como yo, y no sentirme tan solo…

Había trabajado semanas en perfeccionar el dispositivo, pero seguía extrañado, al no saber quien le había enviado la extraña sustancia.

- Está listo. Mañana será el gran día para probar mi invención. Les daré algo por qué recordarme.

Esa noche Jason durmió con una sonrisa en su rostro, como hace mucho tiempo no sucedía.


IV

- Dime por qué lo hiciste Justin - le pregunta George Smith a su hermano menor.

- Sólo intenté defender a un amigo. Le estaban pegando y pensé “qué haría mi hermano en una situación como esta”, y ni lo pensé dos veces, me abalancé en contra de esos abusadores… y eso.

- Y te vieron a ti pegándole al tipo que en realidad era el que estaba causando el problema… - George mira a su hermano preocupado, ya que sabe que él hubiera hecho lo mismo en su lugar.

- De todos modos, no está bien, para eso están los guardias de pasillo y de patio –comenta Julie, la hermana de ambos – Son situaciones muy peligrosas para un niño como tú.

- No soy un niño, ya soy grande y puedo defenderme por mi cuenta.

- ¿Ah, sí? ¿Cuántos años tienes?

- 10, pero voy a cumplir los 11 el mes que viene.

- Ya, cuando tengas 17 hablamos.

Las risas son generalizadas en la casa de los Smith. Viven en la casa que les dejaron sus padres, héroes de tiempos en que la ayuda social era escasa, y a la familia Smith le iba bien en los negocios. Los padres de George, Julie y Justin eran grandes bancarios en Northcrem, y también desarrollaron una gran fortuna en negocios, pero se caracterizaban por ser muy bondadosos con los necesitados y siempre hacían eventos en beneficio de los desvalidos y sin hogar. Lamentablemente, fallecieron cuando Justin era un bebé, en un accidente en automóvil, cuando venían de una fiesta de caridad organizada por ellos mismos. El terrible hecho salió publicado en los diarios, y los hermanos Smith quedaron al cuidado de una institutriz. Cuando George cumplió la mayoría de edad se hizo cargo del cuidado y tuición de sus hermanos menores. Pero la fortuna se repartió entre los inversionistas, quienes dejaron a los hermanos Smith prácticamente en la calle, obligando a George a conseguir trabajo para mantener a sus hermanos menores.

- Ya, basta. A dormir, mañana va a ser un día muy largo - se despide el mayor de los hermanos - Buenas noches.


Continúa...
_

No hay comentarios: