17.5.09

Alianzas #7

“Metal Knights”
Historia: Rodrigo Roa.

I

Mi nombre es Vince Wallace, pero el mundo me conoce como Protector Omega. Provengo de una realidad paralela que ya no existe, un futuro alternativo en el que me convertí en el último ser humano sobreviviente a un cataclismo infernal. Fue Rayo Veloz quien me rescató, y al llegar a este mundo, decidí ser como él, y hacerle honor a mi misión en mi vida original: proteger a la gente, aunque sea el último que termine en pie.

Llevo semanas siguiendo a Mastertech. Desde que su robot gigante aterrorizó a Angalileo durante los primeros días de este nuevo mundo, su rastro se ha difuminado a través de las redes informáticas de todo el país. Sospecho que lo que hizo fue un trabajo para la Iglesia de Logos, pero necesito encontrarlo y atraparlo para estar seguro. Pero es difícil encontrar a alguien que nunca ha aparecido en otro formato que no sea el digital. ¿Existirá realmente? Quizás esté a miles de kilómetros de distancia, pero su influencia se siente aún aquí, y su control de las máquinas y su inteligencia le permiten hacerlo todo desde la comodidad de su sillón.

Por eso, me he enfocado en mi proyecto. Necesito apoyo. Necesito crear algo que ponga la balanza a mi favor, y creo que mis conocimientos del futuro me pueden ayudar. Aprendí lo necesario junto a los hermanos Steel, que me acogieron en este mundo. Tengo la ayuda de la única persona que conoce mi secreto, Harley Wilcox, mi compañero de trabajo y amigo. Tengo a Red Droid, nuestro robot asistente, que con su cerebro lleno de datos y su precisión, es capaz de llegar a rincones inaccesibles para el ser humano. Podemos hacerlo. Trabajando duro, Superbot 2.5 será una realidad.

II

Mastertech tiene medios infinitos. Todo lo que esté en alguna red cibernética, es alcanzable para él. Y eso es infinito. Sólo con ese “poder” pudo burlar una y otra vez al Superbot original.

Charles Steel fue un gran héroe y un gran hombre. Creó la armadura robótica que lo transformó en Superbot como un encargo para su anterior jefe: Tyron Williams, el hombre que terminó revelándose como un enviado del infierno. Por eso decidió usarla en su contra, y por la defensa del mundo. Charles cayó luchando contra Williams. Pero jamás olvidaré todo lo que me enseñó, junto a su hermano, Michael.

Superbot se convirtió en uno de los héroes más grandes del mundo. Tras su muerte, Michael trató de reemplazarlo, creando a Superbot 2.0, completamente cibernético… pero cometió un error en su programación, cegado por la ira en contra de Tyron Williams: lo creó sólo para vengar a su hermano, y no como un verdadero héroe.

Eso es lo que debo corregir yo, ahora. La versión 2.5 de este héroe debe ser tan bueno como el original. Es un robot, si. No tiene sentimientos propios, pero debe ser lo suficientemente inteligente para tomar decisiones. Es una empresa complicada… ¿lo lograremos?

Mientras Harley y Red Droid siguen trabajando, yo sigo buscando rastros de Mastertech. Es difícil, pero he aprendido. Debo buscar los caminos correctos, recorrer las redes, descubrir los vacíos, y rastrear sus señales. Poco a poco, lo encuentro, como si fuera un rompecabezas.

Harley se fue, ya es tarde. Pero yo sigo trabajando. Siento que no estoy lejos… De pronto, lo veo. Un correo me guía hasta él. Estoy extasiado, ¡lo he logrado! Pero… un momento… él ha dejado un mensaje para mi… Él quería que lo encontrara… ¡Es un juego! Maldito bastardo… Puso tres bombas, en Mechanix City… Explosión simultánea, en menos de 30 minutos… Tres bombas, y yo aún soy sólo uno…

III

Harley no está, y Superbot 2.5 no está completo. ¿Podré con las tres bombas yo sólo? Dentro de las habilidades de mi armadura no está desdoblarme o teletransportarme. Por eso, no pierdo ni un segundo, y salgo en busca de las bombas.

Gracias a lo que he descubierto en las últimas semanas, puedo rastrear, hasta cierto punto, la ubicación de los aparatos explosivos, pero encontrar su ubicación específica y desactivarlos… tomará tiempo.

Una idea arriesgada cruza por mi mente… Me acerco a los paneles de control, y veo que Superbot 2.5 ya está operativo, pero sin muchas de sus funciones… ¿Y si lo programo para desactivar una bomba? Podría perder todo el trabajo realizado hasta ahora… y por sobre todo… fallar.

No hay tiempo. Es todo o nada. Intentaré desarmar dos de ellas, pero la tercera bomba está en manos de mi proyecto sin finalizar. Programo y activo al nuevo Superbot, y rezo porque funcione.

Sin perder más tiempo, tomo el control remoto de mis robots, y vuelo a toda velocidad hacia la ubicación de una de las bombas. Veo a mi creación salir volando hacia el segundo punto… ¿Habrá tiempo?

Sea como sea, no puede haber fallas, ni de humano, ni de máquina.

IV

Llego hasta un almacén, en el barrio comercial de Mechanix City. Entro con seguridad, y el dependiente me mira, un tanto preocupado. Le explico la situación, y le pido que desaloje el lugar, con calma. Es inevitable que algunas personas entren en pánico, pero yo me concentro en mi labor.

¿Cómo lo hizo Mastertech para poner una bomba en este lugar? Mientras busco en todos los rincones, aprieto botones que guían el camino de Superbot 2.5. Él también llegó al lugar donde hay otra de las bombas.

Al fin, la encuentro. Debo estar calmado. Quedan varios minutos aún. No puedo evitar pensar en la tercera bomba. Comienzo a desarmar la que está frente a mi, y uso los implementos de tecnología avanzada de mi armadura. Poco a poco, saco las partes de la cubierta, y llego a los cables.

El tiempo corre. Superbot hace lo mismo, siguiendo la pauta de su programación. Vamos… poco a poco, sin errores. Ni del humano, ni de la máquina. Me pongo tenso. La composición de la bomba es intrincada… ¿Y si Superbot falla? Trato de sacar ese pensamiento de mi cabeza, y me enfoco en lo mío.

Diecisiete minutos más tarde, logro desactivarla completamente. Fue difícil, pero ya está… Superbot 2.5 también lo ha logrado… Y sólo se tardó quince minutos, un poco menos que yo, nada mal… Quince minutos… ¡Oh, no! ¡La tercera bomba! Estallará en cuatro minutos… ¡Ya no queda tiempo para llegar hasta ella, desde aquí!

V

Superbot 2.5 y yo estamos lejos de la ubicación de la tercera bomba, y sólo quedan cuatro minutos. Observo en mi armadura, el monitor que me indica donde está la tercera bomba… Se está moviendo… ¡Y va en la misma dirección en que está mi casa! ¿Cómo detenerla?

Se me ocurre una idea. Aún traigo conmigo el control remoto de Red Droid… ¿Será capaz? No tengo otra opción. Aprieto unos botones, y espero que funcione.

Rápidamente, me elevo con la propulsión de mi armadura, y le ordeno a Superbot 2.5 que haga lo mismo. Ambos nos dirigimos a casa.

Tengo miedo de oír una explosión a la distancia. Red Droid no tiene armas, ni la programación para luchar, ni mucho menos para desactivar una bomba. Por eso, sólo lo he enviado a obstaculizar el camino de la bomba, sea como sea.

Me acerco al lugar, y ya veo a Superbot, que también se acerca volando. Uso la visión telescópica de mi traje, y veo una pequeña humareda. Pero no hubo ruido… ¿Qué pasó?

Al llegar, veo como están los restos de un pequeño vehículo esparcidos por el suelo, y Red Droid, a pesar de tener varias partes menos, está aún de pie… ¡Lo hizo! Se interpuso en el camino de la bomba, que estaba en el vehículo, y resistió la explosión.

Tuve suerte hoy. Detuve… detuvimos el juego de Mastertech, pero una vez más se me ha escapado… ¿Podré solo contra él? ¿O será tiempo de añadir alguien al equipo?

VI

- Es un pequeño guerrero, Harley – le digo a mi amigo, tras contarle la afortunada experiencia de hoy – No pensé que un robot asistente fuera tan resistente.

- Pues el trabajo es pesado, debe ser así – me responde Wilcox.

- Espero que con las refacciones, sea lo que necesito.

- Será eso y más, Vince – me responde.

Tras varios días de trabajo, Harley y yo hemos terminado nuestros proyectos. Hablo en plural, porque a Superbot 2.5, se ha añadido un nuevo compañero: Red Droid, al que le instalamos armas, lo programamos para luchar, y lo hicimos una verdadera base de datos caminante, tan culto como cualquier erudito humano.

Hoy es el día de activarlos. Los hemos dejado listos, hasta en el más mínimo detalle, y relucientes, para que su nacimiento sea perfecto. Red Droid tiene la personalidad de un hombre gentil, mientras Superbot 2.5 es más callado, aunque aguerrido cuando debe entrar en acción. Pero no más palabras. Es hora de verlos.

Ambos caminan hacia mi, y me estrechan la mano. Somos un equipo. Harley se ve emocionado con nuestras creaciones. Juntos, buscaremos a Mastertech, y a cualquier otro villano que amenace a los inocentes.

Le sonrío a Harley, y nos preparamos para entrar en acción.

- Aquí vamos – me dice. Antes de salir, me atrevo a preguntarle algo, porque sé que quiere expresar su emoción.

- ¿Cómo nos vemos? – pregunto, satisfecho.

- Como unos verdaderos caballeros de metal.


Fin...
_

No hay comentarios: