6.9.08

Quick #0

Historia: Rodrigo Roa

I

“No me dan ganas de levantarme hoy. ¿Para qué trabajar, si ya estoy viejo y no tengo nada ni nadie de que preocuparme? … Ojalá ocurriera un milagro que cambiara esto…”.

El ánimo de Oliver Rice había empeorado desde que el nuevo mundo despertó. Le parecía que su vida había quedado vacía tras perder lo único que tenía. En este mundo no estaba su hijo, Ray. Aún recordaba cuando lo vio por primera vez. Adoptar era una opción a la que le temía, pero una vez que lo hizo, jamás se arrepintió.

Ray había sido un excelente hijo, pero aún más, había sido un héroe, y el mundo lo consideraba uno de los grandes. Oliver lo conoció desde antes de que su supervelocidad se manifestara, lo entrenó como un atleta de alto nivel, y conoció sus sueños, sus frustraciones y sus secretos, y vio como Ray creció y se hizo un gran hombre y un gran héroe.

Pero Rayo Veloz ya no corría más en este mundo, y a Oliver le dolía aceptarlo. Y Ray Rice, su hijo, tampoco estaba ahí, y eso le dolía tanto o más.

Ese día, Oliver luchó contra sí mismo más que de costumbre, sólo para levantarse de la cama. Pero debía hacerlo. La vida continuaba, y los nuevos chicos a los que enseñaría los secretos del atletismo lo esperaban. Así, de mala gana, se levantó y se dirigió al gimnasio municipal de su ciudad, Speedway City. Aunque a Oliver Rice le pesara, comenzaba un nuevo día, o como él pensaba, “sólo un día más”.

II

El día en Speedway City había amanecido gris. La ciudad, enclavada en el centro de Eria, era el centro automotriz del país, así como un lugar de confluencia vial, desde donde nacían todas las grandes carreteras y autopistas. Allí se desarrollaban además, una serie de competencias deportivas que tenían que ver con la velocidad, concepto natural en esta dinámica urbe.

En este contexto fue donde surgieron héroes como el segundo Megabot y Rayo Veloz, que se convirtieron con el tiempo, en dos de los más importantes. Rayo Veloz se destacó por mucho tiempo como un miembro estable de los Defensores Unidos, y Megabot fue parte de Ultra Force, el segundo grupo más importante del mundo.

Sin embargo, Rayo Veloz, al igual que otros de los que lucharon en la Última Guerra, como el Capitán Cometa, el Hombre de Fuego y Arcángel, desapareció por completo de la faz de la Tierra en el mismo momento en que el mundo “se apagó”. Cuando el mundo despertó, estos héroes ya no estaban y no había nadie que supiera nada de su paradero.

El estado de confusión del mundo en esos primeros días del nuevo mundo, podían ser atribuidos en cierta medida a la ausencia de algunos de los defensores más grandes, y por lo tanto, de grandes referentes para las personas. Así pensaban muchos, entre ellos Oliver Rice. Él había sido el primero en ver a Ray manifestar supervelocidad durante una de las carreras en las que participaba, lo cual lo obligó a tomar drásticas decisiones. Y fue también él quien lo incentivó a usar sus habilidades por el bien del mundo. Por varios años, Rayo Veloz defendió a las personas, y se destacó entre los héroes.

Pero hoy no estaba, y Oliver no quería más recuerdos, porque eso no haría que él volviera. Oliver miró el horizonte, suspiró, y siguió su camino, intentando poner su mente en blanco.

III

Si bien el gimnasio quedaba a unos pocos bloques de distancia de la casa de Oliver, hoy el camino le había parecido una eternidad, como si hubiese caminado unos cuantos kilómetros. Se sentía débil, como si llevase un peso en su espalda.

En el edificio donde estaba el gimnasio, aún se realizaban trabajos de reconstrucción, por lo que se encontraba llenos de andamios y material que hacían que el lugar se viese extraño, como desolado. Oliver miró hacia arriba, a los andamios, y le parecieron tan lejanos, como si sus fuerzas no alcanzaran a llegar tan alto si es que intentara subir. Suspiró con resignación, agachó la cabeza, y luego miró al frente. Al entrar al salón, donde lo esperaban los nuevos alumnos de la academia de atletismo, recordó muchas cosas. Pero de inmediato las puso en el fondo de su mente, para concentrarse en el presente y el futuro.

Miro a los jóvenes que esperaban aprender. Eran seis adolescentes, que iban entre los 13 y los 18 años. Venían de distintos lugares de la ciudad, pero tenían en común que eran huérfanos. Desde que conoció a Ray, Oliver creó esa academia para jóvenes huérfanos en riesgo social, para que el deporte fuera una forma de escape de sus problemas, y para aquellos que tenían las capacidades, una oportunidad para el futuro.

- Muy bien, jóvenes – comenzó diciendo – Mi nombre es Oliver Rice, y seré su profesor de atletismo en esta academia. Espero que el deporte les encante, porque yo pondré todo de mi parte para que sean grandes atletas, y lo disfruten.

La clase comenzó minutos después. Oliver exigía a sus estudiantes al máximo. A sus 52 años, la vida le había dotado de gran experiencia, y sabía cómo hacer de un joven un campeón.

Dos horas de trabajo más tarde, Oliver envió a sus alumnos a la ducha. La clase se había terminado. A pesar de estar ocupándose en algo que le apasionaba, aún no podía sacarse esa falta de ánimo que lo afectaba. Oliver se preparó para volver a casa. No había mucho más que pudiese hacer, menos si no tenía la motivación para hacer nada. Se vistió, y salió del gimnasio, rumbo a la salida del edificio…

IV

Al llegar a la puerta, Oliver titubeó por un momento. “Debo ser más fuerte que esto” se recriminó, y se propuso darse el ánimo necesario, porque no podía rendirse así ante la vida. En seguida, abrió la puerta, dio un paso para salir del edificio, y sintió un fuerte ruido que venía desde arriba de su cabeza. Levantó la vista de inmediato, y vio como uno de los andamios llenos de material de construcción se precipitaba sobre él. Oliver cerró los ojos, y sintió un gran escalofrío en todo su cuerpo.

Tres segundos después, Oliver abrió los ojos, y vio como aún caían los escombros, pero a varios metros de él. Para su sorpresa, se dio cuenta que la puerta del gimnasio también estaba a varios metros, y que quien se había movido no eran los escombros, sino él. Miro a su alrededor, incrédulo por lo que había pasado, y de pronto, detrás de él, escuchó una voz de niño.

- Señor Rice, ¿está bien?

Oliver se giró, y vio detrás de él a uno de sus estudiantes. Siguió mirando y no vio a nadie más lo suficientemente cerca para ser el responsable. Pensó de inmediato que era posible que Ray estuviese de vuelta y que lo haya salvado y se haya ido de inmediato. Pero al verlo buscando con la vista por todos lados, el joven habló.

- Eh… eso… fui yo, señor Rice.

Oliver lo miró con ojos incrédulos. Pero le pareció que el pequeño no mentía. Como vio que se estaba aglutinando gente en el lugar, Oliver tomo al joven del brazo y lo llevó a un lugar un poco más apartado. Caminaron poco más de una cuadra. Y Oliver, que aún no salía de su estupor por lo acontecido, comenzó a interrogarlo.

- ¿Cómo te llamas, hijo?

- Mi nombre es Roy Moore, señor – respondió.

- Y dices que tú me salvaste…

- Así es… yo lo vi en peligro… y sólo corrí… - respondió el niño, que parecía hablar con sinceridad.

- Pero, ¿te das cuenta que para salvarme, lo único que pudiste haber hecho es moverte a una velocidad muy superior a la humana? – preguntó Oliver, enfatizando esa última parte.

- Pues… - el niño hizo una pausa, miró para todos lados, y luego siguió – Creo que puedo hacer eso…

Oliver lo miró aún más sorprendido. Las palabras del niño parecían salir con toda naturalidad, y ser ciertas.

- ¿Qué edad tienes, Roy?

- Tengo 15 años, señor.

- Muy bien – finalizó Oliver – Si dices que fuiste tú quien me salvó, y que puedes hacer esto, demuéstramelo.

En ese momento, Roy miró a Oliver y sonrió. Luego giró su cabeza en la dirección contraria, y dio un paso, y de pronto un fuerte ruido acompañó al joven que salió despedido a una velocidad increíble. En un segundo, Roy estaba a varios cientos de metros de Oliver. Un segundo después, corrió de vuelta con la misma velocidad, y estuvo en el lugar donde había partido su carrera.

- ¿Ve? – dijo el chico – A eso me refería.

Oliver no podía creer lo que veía. Con los ojos llenos de lágrimas y una emoción incontenible sólo atinó a decir una cosa.

- Tú eres el milagro que esperaba.

V

Oliver invitó a Roy a ir con él a su casa. En el camino le hizo preguntas para saber si podía confiar en él. Necesitaba saber eso para estar seguro de contarle la historia de Rayo Veloz, y más aún para proponerle lo que tenía en mente. Roy le contó que no conoció a sus padres, y que desde que tenía memoria vivía en un orfanato. Le contó además que admiraba a los defensores, y que le gustaba mucho divertirse. Se veía que era un chico agradable y sincero. Una vez que Oliver supo suficiente, se decidió a contarle la verdad.

- Roy – dijo con seriedad - hay un secreto que quiero que guardes. ¿Lo harías?

- Por supuesto, señor Rice.

- Muy bien. Pues, debes saber que mi hijo era Rayo Veloz.

Los ojos de Roy brillaron. Le parecía emocionante saber que su profesor había conocido a uno de los héroes. Escuchó con atención y curiosidad.

- Pero él ya no está en este mundo – continuó Oliver – Después de la Última Guerra, no supe qué pasó con él, pero sé que no está aquí. Así que siento que el vacío que queda con su ausencia, es necesario llenarlo.

Oliver miró a Roy. Quería descubrir si realmente el chico comprendía lo que le quería decir. Le parecía que era un tema delicado.

- Y basado en mi experiencia con Rayo Veloz – prosiguió – siento que… quizás… podríamos devolverle al mundo lo que ha perdido sin héroes como él…

Roy se detuvo. Miró fijamente a Oliver, con cara de seriedad, pero con un brillo muy marcado en sus ojos.

- ¿Me está diciendo que yo podría reemplazar a Rayo Veloz? – preguntó.

- Si… algo así – respondió Oliver – Tú podrías ocupar el lugar que dejó Rayo Veloz y convertirte en un héroe para esta ciudad y para el mundo.

Roy miró el horizonte, y pensó por un momento. Por su mente pasaron un montón de ideas. Se vio con un traje, corriendo por la ciudad, ayudando personas, combatiendo villanos y compartiendo con otros grandes héroes. Pero hubo un pensamiento que se impuso sobre el resto: “¡Las chicas querrán conocerme!”

- ¿Qué dices Roy? ¿Te atreves? – preguntó Oliver - Yo podría entrenarte y ayudarte…

- ¡Por supuesto, señor Rice! – interrumpió el jovencito, sonriendo - ¡Por supuesto que lo haré!

Oliver y Roy se dieron la mano e hicieron el compromiso de dedicarse completamente a esta nueva aventura. Luego fueron a casa del profesor y comenzaron a diseñar el plan de entrenamiento de Roy.

El entrenamiento, el traje, los pasos a seguir y todo lo necesario para convertir a Roy en un héroe fueron diseñados en esa casa, por ambos, en los siguientes días. Hasta que cierto día, escucharon en las noticias acerca de un extraño ataque en Angalileo, provocado por un “robot gigante”, y el caos que eso traía como consecuencia en esos momentos.

- Debo ir, señor Rice - dijo Roy – Necesitan toda la ayuda posible…

- ¿Estás seguro, Roy? ¿No será demasiado pronto?

- Pues… - dijo Roy, pensándolo por un momento – No lo sabremos si no lo intento, ¿no?

Oliver, extasiado como estaba ante esta nueva esperanza en su vida, no pudo negarse. Quizás era hora de que el mundo conociera a aquel que iba a ocupar el lugar del gran Rayo Veloz.

- Muy bien, Roy – dijo entonces – Sabes lo que hacer. Sólo cuídate.

Roy corrió, y en un segundo estuvo vestido. Su traje, estaba basado en el de Rayo Veloz, pero era algo nuevo. Roy estuvo preparado y miro el horizonte, como calculando cuantos minutos o segundos tardaría en llegar a la ciudad.

- Espera, Roy. Aún no tienes un nombre clave… ¿Quién serás?

Y tras pensarlo un momento, Roy respondió.

- ¿Por qué negar lo que soy? ¡Soy Quick!

Y un segundo después, corría.

__

No hay comentarios: