11.6.08

Capitán Cometa: Brand New Start

Historia: Rodrigo Roa.

I

Poco a poco, las personas volvían a vivir cierta normalidad. Se reconstruían hogares, se reorganizaban las estructuras; todo a imagen y semejanza del mundo antiguo.
Pero no todo podía ser lo mismo para todos. No todos habían despertado en las mismas circunstancias de antes. En pocas palabras, el mundo era el mismo en hechos, pero era nuevo en contextos y sensaciones.
Días más tarde del despertar, las cosas ya se habían tranquilizado un poco.

Catherine O’Neal había sido una testigo privilegiada de los grandes hechos del mundo antiguo. Era la hija del primer Capitán Cometa, y por un tiempo fue la amante del segundo defensor que llevó ese nombre, el más grande héroe que el mundo hubiese conocido. Sin embargo, en este nuevo mundo, no había un Capitán Cometa. No necesitaba buscarlo para tener la certeza de que así era.

Cat había regresado recientemente a la ciudad, tras un largo viaje que tuvo como finalidad olvidar. Su relación con las historias de estos héroes le había traído un dolor tras otro, y esto era realmente un nuevo comienzo para ella. Ese día salió de su casa con esperanzas. Era hora de dar vuelta la página, y si bien extrañaría todo lo que el Capitán Cometa inspiraba y representaba, creía firmemente en que el mundo saldría adelante sin él.
En esto pensaba cuando frente a ella se acercó un rostro ligeramente conocido, y quizás la persona a quien menos esperaba encontrarse: se trataba de Mark Campbell, Director Ejecutivo del D.A.E. (Departamento de Asuntos Extraordinarios), o "The Wall", como era más comúnmente conocido.

- Señorita O’Neal - dijo Campbell - Necesito hablar con usted.


II

En la mente de Adam Johnson había quedado rondando aquel pájaro negro que él sentía que lo había mirado fijamente. Sin saber por qué, lo había animado, justo lo que necesitaba para comenzar a vivir en este nuevo mundo.
“Lo primero que debo hacer es buscar un hogar”, pensó, y se lanzó a recorrer las calles de Angalileo.

Tras avanzar algunas cuadras, escuchó que en la calle alguien vociferaba una especie de sermón de esperanzas, y hablaba acerca de la luz de un “nuevo dios”. El Predicador se encontraba sobre una pila de chatarra y hablaba a una creciente masa de personas a su alrededor. Adam decidió no quedarse a escuchar, y pensó “tengo cosas más importantes que hacer”. Pero algo lo llamaba a escuchar esas palabras, algo que no comprendía. Sin embargo, antes de caer atrapado por ellas, se alejó.

Su camino siguió por céntricas calles de la ciudad, hasta que encontró algunos avisos que señalaban una dirección donde podría encontrar un lugar para quedarse, y se dirigió hacia allá.


III

- No quisiera hablar de esto - dijo Cat O’Neal, al escuchar lo que Mark Campbell buscaba en ella.

- Lo siento, señorita - insistió Campbell - Sé que no es un tema agradable para usted, pero es necesario. Necesitamos saber la verdad.

- ¿Y por qué habría yo de confiar en ustedes? - preguntó Cat.

- Señorita O’Neal… No sé si lo que diga pueda representar el exacto pensamiento de todo el D.A.E., pero sí que puedo hablar a título personal - dijo Campbell - Y la verdad es que mi mayor interés es y siempre ha sido facilitar la tarea de los héroes… y si eso implica guardar secretos, lo haré sin dudar. Puede confiar en mi.

Cat no sabía que pensar de Mark Campbell. Había escuchado referencias de parte de los héroes, pero jamás antes había intercambiado alguna palabra con él. Lo miró fijamente, examinando sus rasgos, sus gestos, y cualquier cosa que pudiese delatar algo de su personalidad. Necesitaba saber si podía confiar en él. Al fin fijó su vista en sus ojos.

- Está bien - concluyó Cat - Le contaré todo lo que sé del Capitán Cometa.

- Muchas gracias, señorita - respondió sinceramente Mark - Pero, ¿puedo preguntar por qué ha decidido hacerlo finalmente?

- Porque reconozco cuando puedo confiar en alguien. Reconozco los ojos de un héroe. Lo veía en el Capitán, y ahora lo veo en usted.


IV

La escena transcurría en una pequeña plaza en el centro de la ciudad. Sentados en una banca, en un lugar tranquilo, ambos estaban dispuestos a darle a esta conversación la importancia que merecía. Cat comenzó su narración aclarando lo que ella sabía, con la intención de ser completamente sincera.

- La verdad es que han habido tres hombres distintos que han usado el nombre del Capitán Cometa, pero eso seguramente usted ya lo sabe.

- Si - dijo Campbell - ¿Conoció usted a los tres?

- No - dijo Cat - Sólo a dos. El primero de ellos, como la mayoría del mundo sospecha, fue mi padre, Jack O’Neal. Él asumió esa identidad en 1996, y durante tres años, hasta que falleció en un combate con su enemigo, Diamante.

- Así es, tenemos datos de eso - afirmó Campbell.

- Pues, un año más tarde apareció el segundo - continuó Cat - Su nombre fue Rick Johnson, y vino del futuro a convertirse en el más grande héroe que el mundo ha conocido. Él… fue mi pareja… por un tiempo.

Cat parecía emocionarse al hablar de la historia pasada. Pero la experiencia y su relación con tan grandes hombres le habían dado la fuerza y la sabiduría para seguir adelante.

- Él fue quién tuvo más tiempo esa identidad, ¿no es así señorita? - preguntó el Director de "The Wall".

Los recuerdos llenaron la mente de Cat, y frente a sus ojos pardos pasaron escenas del pasado que hicieron brotar lágrimas de ellos. Luego de un momento de silencio, suspiró y continuó su narración.

- Si - dijo - Rick Johnson fue el Capitán Cometa por casi seis años, y participó de todos los grandes eventos de nuestro planeta e incluso del universo entero. Realmente fue un héroe.

- Pero usted mencionó a un tercer Capitán…

- Así es, señor Campbell, pero no conozco su historia. Sólo sé que el cambio se produjo durante la Última Guerra.

- ¿Y qué pasó con Rick Johnson? - preguntó intrigado Mark.

- Yo… no tengo la certeza de lo que pasó… pero él no está en este mundo - respondió Cat.

- ¿Está usted segura? Porque el mundo lo necesita… - aseveró Campbell.

- Si, puedo sentirlo. Sé que no está en este mundo. Créame señor Campbell. Y sé de la importancia de un héroe como él en el mundo. Pero también creo que podemos dar vuelta la página. Es un nuevo comienzo, y el mundo tiene más defensores. Podemos seguir adelante, porque la inspiración que nos ha dado la figura del Capitán Cometa nos ayudará - concluyó, una emocionada Cat.

- Usted… tiene razón - reconoció Mark Campbell - Realmente tiene razón. Muchas gracias señorita O’Neal. Esta información será muy importante… Le prometo que será bien utilizada. Tiene mi palabra. Ahora, debo irme. Cualquier cosa, puede contactarme. Ha sido un gusto, le reitero mi agradecimiento. Hasta pronto.

- Hasta pronto, señor Campbell.

Ambos se levantaron y caminaron en direcciones opuestas. Ambos sonreían con conformidad, porque sentían la esperanza, porque creían firmemente que el legado del más grande héroe que el mundo ha conocido no moriría jamás.


V

Mientras ocurría la escena de la plaza entre Cat O’Neal y Mark Campbell, en otro lugar de Angalileo, el sacerdote Christian McKenzie salía de la Catedral de la ciudad. Un grupo de pequeños niños se acercaron a él con efusividad. El Padre McKenzie era muy querido por sus feligreses, y era reconocido por todos como un gran hombre. Lo que nadie sabía era que él había sido el último portador de la identidad del Capitán Cometa, y que había combatido valientemente en la Última Guerra.

- ¡Padre, Padre! - gritó uno de los pequeños -¿Cuándo habrá una peregrinación?

- Lo siento hijo - respondió dulcemente el Padre - Ya no soy sacerdote.

- ¿¡Qué!? - exclamó sorprendido otro niño.

- Ja ja - rió McKenzie - No se sorprendan, ni teman, porque aún estaré con ustedes. Es sólo que a veces es necesario que cada uno emprenda su propio peregrinaje...


VI

Adam se había dirigido a la dirección donde pensó que encontraría un lugar para quedarse. Pero aún no podía encontrar la dirección exacta. En ese momento, vio que una mujer se dirigía hacia una casa del sector. Adam corrió hacia ella y la detuvo para preguntarle por la dirección.

- Disculpe -dijo - ¿podría indicarme donde queda esta dirección? Busco un lugar para quedarme.

La mujer lo miró y fijó la vista en sus ojos.

- ¿Cómo te llamas? - preguntó.

- Soy Adam Johnson.

Al escuchar ese apellido, y tras ver sus ojos negros, la mujer sonrió.

- Bien, Adam, tengo un lugar en mi casa. Puedes quedarte todo el tiempo que quieras.

- ¿De verdad? - dijo muy sorprendido Adam - ¡Muchas gracias! … Señorita…

- O’Neal… soy Cat O’Neal.

Ambos caminaron hasta la casa. Ambos sonreían con conformidad. Para ambos era hora del verdadero nuevo comienzo.

No hay comentarios: