15.10.11

R.Squad #2

"Infección” (Parte 2 de 3)
Historia: Rodrigo Roa.


En memoria de Don Hermes Salinas.


I

Los seis miembros del Proyecto R-Evolución se pusieron rápidamente en acción. Wild Dog y Lagarto atacaron a Tibbex por los flancos, pero debieron esquivar los rayos sin control del villano enfermo.

Rush intentó usar su habilidad de control de la inercia, y comenzó a correr, pero sólo atravesó la energía que expulsaba Tibbex, sin lograr tocarlo.

Hardcore lo golpeaba con todo lo que encontraba en su camino, gracias a su poder de transmutar los objetos concretos en armas cortantes o de choque, pero aún así, los rayos de energía seguían destruyendo la zona.

Puma y Ámbar pensaban la mejor estrategia, sin acercarse aún, frustrados porque esto debería estar resultando mejor. Para eso habían entrenado tanto tiempo con el Sr. Thomas.

Pero lógicamente, el alboroto en el centro de New York no pasó desapercibido.

Pocos minutos más tarde hacía su llegada el R.Squad, liderados por Oso, pero incompleto, sin Liebre.

- No sé quiénes sean ustedes, jovencitos – dijo el héroe radialterado – Pero están causando más problemas de los que deben solucionar… Ese hombre necesita ayuda, no un ataque directo, aunque sea un antiguo villano.

Pero Puma respondió, desafiante.

- Y ya que tú pareces tener la solución perfecta, ¿nos detendrás?


II

La batalla continuaba, y la llegada del R.Squad había provocado un ambiente de tensión aún mayor.

- Según tengo entendido, Oso – Ámbar habló en un tono un tanto despectivo – Usted y su equipo ya no son oficialmente los protectores de la ciudad, por lo que tenemos la prioridad en este caso…

- Puedo ver que estás bien informada, jovencita… Pero también se nota que no sabes lo que estás haciendo. Déjanos tratar con Tibbex, causaremos menos caos que sus métodos de novatos.

- Si lo quieren, tendrán que quitárnoslo – respondió la muchacha.

- ¿Nos estás desafiando? Nos desafías y ni siquiera sé quién eres…

- Ámbar… ¡Mi nombre es Ámbar! – la joven gritó con furia, y arrojó una sustancia viscosa desde sus manos, que inmovilizó a Oso.

De inmediato, Chica Metálica, Ugly Boy, Oyster, Dust, Metaboy y Águila se lanzaron en defensa de Oso, y cada miembro buscó a uno de los del otro equipo, asestándoles golpes directos.

La batalla, que ya era destructiva con Tibbex descontrolado, recrudeció, y la gente huyó despavorida.

III

Los golpes iban y venían, el furor de la batalla iba creciendo conforme avanzaba, y las rencillas ya parecían personales.

En medio de la confusión, Tibbex escapó, aunque su condición denotaba que estaba muy débil por la enfermedad desconocida que lo afectaba.

Por su parte, la policía de la ciudad llegó a intentar controlar la estampida masiva que se estaba produciendo en el centro de la Gran Manzana, pero no supo exactamente cómo debían lidiar con el conflicto entre los dos grupos de radialterados.

La televisión ya transmitía la pelea como si fuese un gran evento, y los edificios de la zona sufrían serios daños colaterales.

El caos crecía, y a un par de kilómetros de allí, el empresario Ian Thomas observaba a través de un monitor, satisfecho. Dio un par de instrucciones a Puma y Ámbar, líderes del equipo del Proyecto R-Evolución, y estos ejecutaron una ágil maniobra, que derribó a Oso, y les permitió llegar hasta su helicóptero.

- ¡Muchachos! ¡Ejecución de maniobra U-40! ¡Ya! – gritó Puma.

Todos los miembros de su equipo se movieron con gran velocidad en dirección a su transporte, abriéndose paso entre sus oponentes del R.Squad, con golpes y rápidos movimientos.

Minutos después, sin que pudieran detenerlo, el helicóptero despegaba, llevando al nuevo equipo de héroes oficial de New York, hasta su base en los laboratorios RadioGen…

El R.Squad quedó pasmado ante el gran entrenamiento y las grandes habilidades que demostraban estos nuevos “héroes”… pero entonces, fue Chica Metálica quien notó algo mirando a sus compañeros alrededor, algo que le provocó un escalofrío…

- ¿Dónde está John? ¿Dónde está Ugly Boy?

IV

Liebre llegó con urgencia hasta el primer piso de la Torre R, donde se apilaban cajas y muebles que le pertenecían a su equipo, y que debían ser retirados para siempre de allí.

Oso y los demás lo habían convocado a ese lugar, y le tenían las peores noticias posibles.

- Raúl… Lo siento… Nos confiamos, y esos chicos tenían mucho más entrenamiento del que pensé… Lo siento… Te fallé… Le fallé…

- ¿Qué pasó, Boris?

- Es John… Ellos… secuestraron a John.

Si bien Liebre se sorprendió, y vio las caras de pesar del resto de los miembros del equipo, sólo tardó unos segundos en responder, energéticamente.

- Pues bien… ya he estado pensando respecto a todo esto que está sucediendo, y es suficiente… Así que prepárense todos. Seremos directos. Iremos a rescatar a Ugly Boy.


Concluirá…
_

No hay comentarios: