25.8.11

Zudo #14

El Camino del Guerrero (2 de 3)
“Fuego & Aire”
Historia: Zirijo

I

Ahora.-


Nunca antes había navegado en un barco. La brisa en mi rostro es refrescante, y la sal del mar se pega en mis labios. Es fácil que la mirada se pierda en el infinito del mar, que sigue hasta donde se acaba el mundo.

- No deberías perderte en el mar, tus dudas traen a las sirenas, que te llevarán con sus cantos y palabras dulces – me dice León Schweppes, hijo del capitán del Kraken, y de “Los Calaveras

- Es casi imposible no mirar el mar – le digo, sin quitar mi mirada del océano.

- Deberás hacerlo, Zudo. Mi padre quiere que encontremos al tuyo – dice el aprendiz abordo.

 - ¿Y no crees que lo he intentado? – le digo – Llevo todo este tiempo tratando de averiguarlo, y no sé donde se encuentra el maldito inglés.

- ¿Tu padre es inglés? – me pregunta, notando el detalle de cómo lo llamé.

- Si, Julius Price, graduado con honores en Oxford, y contratado por el gobierno de Eria.

- Pero los americanos los querían… – comenta León, apoyándose sobre el borde cubierta.

- Es una enredada historia. Nunca supe muy bien para quien trabajaban mis padres, pero lo que sí sé, es que mi padre comenzó a tener una extraña actitud desde que mi madre despareció.

- ¿Desapareció? – me pregunta, sin entender mucho.

- Ella… ella fue militar. Creo que por ahí comenzó todo este enredo.

- ¿Cómo se llamaba ella? – me pregunta.

- Mitsuko Ayaka. Ella es de ascendencia japonesa… por eso el nombre… ¿Por qué lo preguntas?

- No lo sé, es sólo que yo tenía una familia antes de enterarme de que era hijo del grupo de piratas más importante de estos mares, y bueno… es difícil separarse de ellos… – me contesta – Sigamos recorriendo el barco, tienes que conocerlos a todos.


II

Antes.-


- HEMOS ESPERANDO SUFICIENTE – dice el General Smash por el alto parlante – ¡ENVIAREMOS A LAS TROPAS AHORA!

Sin pensarlo por segunda vez, se da la orden de entrada al lugar donde se escondían los “terroristas”. Las tropas de avanzada entran por la puerta principal, forzándola con un ariete. Se dispersan por el oscuro hall de entrada, cubriéndose la espalda mutuamente. Pero eso no es suficiente para evitar lo que sigue.

Desde las sombras del gran castillo se dejan ver afiladas dagas, que terminan en los cuellos  de la gran mayoría de las fuerzas especiales.

- ¡Abran fuego! – ordena el encargado de la operación, iluminando el lugar con el brillo de los disparos, dejando por segundos a la vista algunos rápidos movimientos evasivos, de aquellos a quienes se enfrentaban.

- ¡¿Son ninjas?! – pregunta en voz alta uno de los soldados que disparaba aún - ¡¿Son putos ninjas?!

- Demasiado tarde – alcanza a oír aquel soldado, como un susurro que se lleva su vida.
Sintiendo como una afilada katana muy corta se adentra por su axila levantada, buscando su corazón.

Afuera, mientras, también comienza un tiroteo al ver que una gran cantidad de personas con armaduras medievales salen del castillo por entradas laterales ocultas, portando espadas y escudos.

- ¿Quieren un enfrentamiento cuerpo a cuerpo? – pregunta Smash entre dientes, mientras levanta la mano y da orden de avanzar.

Rápidamente aparecen soldados con un uniforme distinto al de las fuerzas especiales, similares a los que portaban el Sargento Blackjack en Las Vegas, y la misma Elena Krumm en la base oculta en el desierto. Algunos comienzan a lanzar dagas a una velocidad impresionante, derribando a algunos portadores de armadura, mientras que otro se lanzaba a embestirlos.

Los Caballeros de la Mesa Violeta” resistían los ataques directos de estos soldados especiales, mientras ganaban tiempo para los ninjas que derriban a quienes ya habían entrado. Un mensaje por radio interrumpe los pensamientos de Smash, quien observa el desempeño de su tropa de metahumanos, muy satisfecho, por lo demás, aceptando la comunicación.

- Lo hemos visto entre los pasillos, señor. El del escudo y la espada. Cambio y fuera.

- Perfecto… Espérame Zudo Price, esta es tu última oportunidad de estar en el lado correcto de la batalla  - dice Smash, llevando su casco a su cabeza, y avanzando entre las fuerzas de los Estados Unidos de Norte América, hacia la batalla.

III

- ¡Price! – grita Smash, entrando al castillo tomado por los militares – sé que te escondes con estos terroristas. Quiero hablar contigo sobre la roca… sobre ese poder que escondes.

No pretendo responderle. Después de mantenerme encerrado allá en el desierto no pretendo creer nada sobre lo que me diga.

- Sé dónde está tu padre, pero no me dejará llegar hasta él sin ti, Zudo. Ven con nosotros, usa ese grandísimo poder que tienes para cambiar este mundo. Te necesitamos, Zudo – insiste el General Burt Smash.

¿Mi padre?... no, no caeré en su juego.

- Price, la roca que posees tiene un poder inimaginable, la necesitamos para hacer más fácil nuestra tarea… llevaremos paz a todos en este planeta, Zudo, les daremos libertad, les daremos nuestro estilo de vida… con tu ayuda podremos llevar a América a ser más que un país, seremos uno con el mundo, seremos… el mundo.

- ¿Y si ellos no quieren tu estilo de vida, Smash? – le pregunto por fin, dando la cara - ¿Qué pasa si ellos no quieren creer en el sueño americano?

- Entonces tendrán que atenerse a las consecuencias – responde.

- No quiero, Smash, no me uniré a tu banda de matones, ni a lo que sea que estés tramando. Dime donde está mi padre, y te dejaré vivir. Pagarás por lo que Sight le hizo a Elena – amenazo.

- ¿Sabes lo que es esto, Zudo? – me pregunta sacando una radio, encendiéndola y programando un canal de comunicación – Es tu ruina, y la de todos tus amigos. ¿Estás seguro de lo que dices, sobre no unirte a las fuerzas del mundo del mañana?

- ¡Claro que sí! No podrás convencerme con palabras tan simples y banales.

- Muy bien, entonces tendrás que atenerte a las consecuencias – dice, abriendo la comunicación - Blackjack, está todo preparado. Cambio.

- Si, General. Las tropas están desplegadas en cada lugar sospechoso... Empezando por esta llamada “Red House” en Las Vegas. Cambio.

- Sé que puedes oír lo que dice Blackjack por el transmisor, Zudo, y creo que depende de ti darme la respuesta correcta.

No, no puede ser… no es posible que hayan encontrado todos los refugios de los miembros de la “Rosa de Colores”…

- ¡¡No!! – grito, abalanzándome desde las alturas, donde permanecía, haciendo aparecer mi escudo y espada en un instante.

Al estar a un par de metros de Smash, siento el impacto tan fuerte como el de una locomotora en contra de mí. Por fortuna el impacto da de lleno en contra del escudo, lo que me protege de romperme algún hueso, pero salgo disparado en contra de un muro.

- Tú elegiste la suerte de tus amigos, Zudo Price – dice Smash, protegido por su grupo Elite de metahumanos, y activando nuevamente la señal de comunicación – Blackjack, comience el ataque. Cambio y fuera.

IV

Me recupero rápidamente y me concentro. Recuerdo a Elena… a Shadow y la fuerza vuelve a mi cuerpo. El escudo es grueso, pero ligero, y la espada, afilada y tan oscura como sus ojos. Salto al ataque, pero una seguidilla de cuchillas alcanzan mi escudo y me desvían, hacia la trayectoria de una nueva embestida.

Hay una chica que no hace nada, y se queda de pie junto con Smash, observando la situación. Ella es alcanzada por un disparo realizado desde la altura. Es Arthur Schweppes, junto a su hijo León, quienes disparan a la mujer, quien cae abatida a los brazos de Smash. Noto que las dagas que lanza uno de los soldados disminuyen de velocidad y fuerza, pero mantienen la precisión, haciéndose lentas, “leíbles”.

Smash intenta sacar algo de su chaqueta, pero el capitán de Los Calaveras se lanza hacia nosotros. El tipo de las embestidas está a unos pocos centímetros a mi espalda, pero un certero disparo le da en una pierna, derribándolo a uno de mis costados.

- Me debes una – me grita León Schweppes, saltando junto con su padre.

- Nos vamos de acá Zudo, vamos – ordena el Capitán de Los Calaveras – Todos, ¡retirada!

Salimos del hall, directo a una de las tantas puertas que mostraba el castillo, donde Violet Princess observa y vigila a través de sus ocultas cámaras.

- Sus fuerzas nos superan, Capitán – le comenta – Mi padre se hubiera quedado combatiendo hasta las últimas consecuencias, pero yo necesito que cuides de este muchacho y su mensaje.

- Bien. Nos lo llevaremos junto con el Ingeniero. Los ninjas siempre tienen un tutor para los mensajeros. Encuentren el de este muchacho y súbanlo al Kraken – ordena nuevamente el Capitán Arthur – Nadie haría lo que hacia el Rey Negro, princesa, por eso mismo era el Rey de la “Casa de Colores”. Ha sido un placer conversar con usted, pero el tiempo se nos agota.

Un centenar de soldados invaden la isla de Manhattan para atrapar a los “terroristas”, mientras que Violet Princess hace explotar por los cielos el castillo. Los Calaveras toman la oportunidad para escapar en el Kraken, logrando escabullirse, por la gran velocidad de la nave y por su capacidad de perderse en lo vasto del océano.

- Lo lamento Zudo. Tú y tus amigos no pueden viajar en primera clase, así es que por precaución llevarás esta pulsera en mi barco… – dice el Capitán, mientras nos alejamos – y un poco de electricidad hará que tomen una necesaria siesta.

V

Ahora.-


- Ha sido un éxito la operación, Smash – dice la oculta figura de Wörner, en la oficina central del Departamento de Defensa Norteamericano.

- Lo lamentable es que hemos perdido al sujeto con la roca, señor – le dice Smash a su superior.

- Eso es lo de menos ahora. Con la amenaza de terrorismo interno controlada, la opinión pública a nuestro favor, y tus tropas en la mejor de sus condiciones, tenemos gran parte de la tarea hecha – dice Wörner, mientras ordena algunos papeles sobre su oficina.

- Señor, hemos tenido contacto con las bases en África, Europa y Asia y están todas preparadas para el siguiente movimiento – señala Smash, después de una pausa.

- El siguiente movimiento no depende de nosotros, Smash. Debemos esperar a nuestros asociados, debemos esperar a que todas las piezas se alineen. Los hilos están amarrados, y las marionetas a punto de empezar la función.

- El proyecto “Ejército de Acero” está completo además… La producción masiva de “Pershings” está en pleno, tal como ordenó señor. El incidente con el modelo de prueba fue solucionado y ya no representa una amenaza – comenta por último Smash.

- Perfecto. Entonces está todo según lo acordado… con este simple movimiento, hemos ganado la guerra interna, ahora… ahora viene el mundo.


Sigue en “Imperio” #1 y Zudo #15…
_

1 comentario:

Cota Aracena dijo...

Excelente proyecto! se ve muy interesante así que a cultivarlo no más. saludos!!!