1.6.06

Historia del Universo (Parte III)

El Tercer Universo

I
En un principio, sólo existía un punto de luz y energía, en el que toda la materia del universo estaba contenida y concentrada. El resto, sólo era oscuridad. De pronto, ese punto estalló y la materia y energía se dispersaron, formando todos los planetas, estrellas y galaxias. Todo esto ocurrió por voluntad de El Creador.

Esta vez, fue Azeldom (el Cielo) el encargado de dotar de vida al universo, y para ello, Dios creó la Energía Cor, elemento fundamental para la armonía del cosmos, el cual permite la vida y todas sus infinitas posibilidades.

En nuestra realidad, la energía se dividió en distintas formas: magia, ciencia, etc. pero todas ellas basadas y relacionadas con la Energía Cor, el elemento compartido y repartido por toda la existencia. En algunos mundos, la vida se desarrolló rápidamente, y alcanzaron una alta capacidad en el uso de las distintas formas de energía. Todo era felicidad en esos mundos.

Sin embargo, en la corte de los Ángeles de Azeldom, creados por Dios, existía uno, que viendo la paz que reinaba, quiso una parte del universo para gobernar y hacer lo que se le antojara. Sin embargo, Dios, viendo su altanería, vanidad y ambición, lo expulsó del Paraíso y lo arrojó a la Región Cósmica llamada Hierdom. El nombre del ángel desterrado era Luzbel o Lucifer. Sin embargo, Luzbel había planeado la rebelión hace mucho tiempo. Celoso del poder de Dios, robó parte de la Energía Cor y la tornó negativa. Cambió su nombre a Satanás y ocupó Hierdom, tornándolo un lugar de oscuridad y tormentos, rodeada de fuego, azufre y maldad: el Infierno.

Decidido a quitarle a Dios el control del universo, Satanás creó muchos demonios menores, pero muy poderosos, y le declaró la guerra al Cielo. Dios vio que no había manera de derrotar a Satanás y sus tropas, más que por la fuerza. La Primera Guerra duró eones, con victorias parciales para cada uno de los bandos.

Entre las tropas del Infierno, destacaron algunos generales, como Darkhan, Zelnha, Asmodeo, Hemaklus y Caronis, y entre las del cielo, estaban Gabriel, Miguel, Rafael, Vehuiel, Metatron y otros. Finalmente, la guerra llegó a una tregua con un empate absoluto y una dispersión de la Energía Cor Positiva y Negativa en un 50% para cada una, en todo el universo. Entonces, ambos bandos pudieron reorganizarse. Por su buena actuación, Satanás le dio a Darkhan y otros demonios, algunas zonas del Infierno para gobernar. Así, por ejemplo, Darkhan y Zelnha tuvieron un hijo al que llamaron Raymenus.

Por su parte, Dios usó este tiempo para establecer algunos puntos clave en el universo, desde donde podría mantener el orden y la paz, relativamente. Uno de esos puntos clave, fue la Tierra. Allí, Dios hizo surgir la civilización y, como en los otros puntos clave, concentró un poco más de Energía Cor. Además, estableció un grupo de seres superpoderosos, llamados “Guardianes” o “Sub-dioses” para que vigilaran más de cerca. Entre estos estaban los llamados "Dioses del Olimpo" y todas las divinidades de los panteones de las antiguas civilizaciones y culturas del mundo. 

Sin embargo algunos de estos guardianes, vendieron su alma a Satanás. Hades obtuvo el control del mundo de los muertos, Ares la capacidad de influenciar en las guerras, y así muchos otros. Esto provocó una guerra entre los “Sub-dioses”, que terminó con la desaparición de ellos, pero no de su esencia, la cual se conservó en manos de un ser llamado Olimpus, cuyo paradero actual es desconocido. Hoy, los Sub-dioses siguen protegiendo la realidad, aunque sin intervenir en la vida de los seres humanos.

Otros puntos clave fueron Oort, donde surgió el Núcleo del Cometa, que le da los poderes al héroe más grandioso de la Tierra, el Capitán Cometa; el planeta Lizt, en el sistema Alnilam y el lugar secreto donde se ubica el Consejo Interplanetario, que también fue fundado por Ángeles, encargado de la vigilancia de la paz y la armonía en todo el Universo. El modus operandi del Consejo fue observar las distintas civilizaciones y seleccionar muy bien al ser más sabio de cada una, llevándolo, preparándolo y haciéndolo parte. El seleccionado de la Tierra fue el ahora conocido como Lorgann. Por mucho tiempo, el Consejo se mantuvo en secreto para todos los planetas. Sin embargo hoy en día, por distintas circunstancias, en algunos planetas se sabe de su existencia y se designan los representantes, lo que ha provocado algunas traiciones. Ese no es el caso de la Tierra. Los miembros del Consejo, mientras lo sean, obtienen la capacidad de no envejecer y otros poderes, habilidades y derechos que les permiten ejercer mejor sus responsabilidades.

Varios siglos después de todo esto, en el Infierno hubieron algunos problemas. Zelnha intentó tomar control de la parte de Infierno que le correspondía a Darkhan. Sin embargo, este se dio cuenta a tiempo, la detuvo, la destruyó y mandó al exilio definitivo a muchos que estaban confabulados con ella, entre ellos, su propio hijo.

Con el paso del tiempo, en el universo, y sobre todo en la Tierra, a través de sus eras, fueron surgiendo héroes y villanos, que han continuado hasta hoy con el combate del bien y del mal, bajo la atenta mirada de Dios y Satanás...

Continúa...

1 comentario:

Ismael de Tierra X. dijo...

Este universo tiene muchos puntos interesantes. En cierta forma, me recuerda a algunas de las historietas de Jim Starlin.
Les seguiré leyendo, quiero saber que ocurrirá con el hijo de Darkham y la función de Olimpus.
¡Un saludo!